"Me lo contaron y lo olvidé; lo ví y lo entendí; lo hice y lo aprendí." Confucio.

lunes, 21 de febrero de 2011

VUELTA A LA CALMA

Cuando termina el recreo, viene la vuelta a la calma. ¿Cómo lo conseguimos?
Pues después de hacer pipí, lavarse las manos, beber agua y limpiarse la carita con una toallita, cada uno coge un peluche y descansa un ratito oyendo una buena música relajante. (Algunos se quedan totalmente dormidos).
Al finalizar todo ésto, ya estamos preparados para la recta final de la mañana.
Acaban sus trabajos. Se deja todo recogido. Y a casa a descansar después de una dura jornada.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡Fascinante¡¡¡Están para comerselos.¡¡¡Me encanta¡¡¡

    ResponderEliminar